Aprender fuera de las salas de clases incrementó las cifras de niños no lectores perjudicando su desarrollo

Colegio Araucania-143 COMPRIMIDA
Colegio Araucania-143 COMPRIMIDA

Escuela Trigales de Temuco

press to zoom
Colegio Araucania-143 COMPRIMIDA
Colegio Araucania-143 COMPRIMIDA

Escuela Trigales de Temuco

press to zoom
1/1

El actual escenario educativo es desalentador, la imposibilidad de los niños de aprender por dos años en sus salas de clases, hoy con la presencialidad enfrenta a los establecimientos educacionales a problemas que les exigen soluciones integrales no solo para nivelar a sus alumnos en el aprendizaje de la lectura, sino que también, para fortalecerlos emocionalmente, generando condiciones favorables para sus aprendizajes.

 

“En este momento estamos trabajando en el desarrollo de habilidades, para poder avanzar en el desarrollo del aprendizaje”, así lo confirma Juan Henríquez, Jefe de UTP de la Escuela Aguas y Gaviotas de Toltén. A lo que Gladys Daroch, Jefe de UTP y profesora de 2° básico de la Escuela AMI de Temuco agregó, "para que estemos bien nosotros y los niños, vamos a tener que trabajar con otra mirada, porque no vamos a poder lograr en 3 meses, lo que no se hizo en 2 años es por eso que necesitamos el apoyo del programa Rescate Lector en la escuela". Las opiniones de los equipos directivos son decidoras al momento de evaluar el trabajo que están realizando y referirse a los nuevos apoyos que necesitan sus alumnos. Así lo expresa Claudia Figueroa Jefe de UTP de la Escuela Campos Deportivos, “nos hemos encontrado con un porcentaje de aproximadamente un 46% de estudiantes no lectores en 2° básicos y los resultados de comprensión y velocidad lectora están muy bajos con respecto a años anteriores a la pandemia; los alumnos no tienen hábitos en cuanto al comportamiento en el aula, son niños y niñas inmaduros a su edad y poco autónomos”. 

 

Brechas en el aprendizaje

En el diagnóstico lector que Fundación AraucaníAprende realizó a los niños que ingresaron a su Programa Rescate Lector Remoto, se constataron importantes diferencias entre el 2020 y 2021. El 2020 retraso lector en 2° básico, que corresponde a los niños no lectores y lectores silábicos, se situó en un 52%, mientras que el 2021 se incrementó en un 67%. Cifras que se pueden contrastar con el 24% de niños que el 2020 lograron el nivel lector esperado-lectores palabra a palabra- versus el 17% que lo hizo el 2021.

 

Al respecto, Carlos Dreves Director Ejecutivo de Fundación AraucaníAprende, expuso “hoy nos enfrentamos a un escenario educacional que nos exige ejecutar acciones que apunten a disminuir las preocupantes brechas que la pandemia generó en el aprendizaje lector; algunas tan complejas como que los niños que cursan 2° básico por primera vez están aprendiendo en una sala de clases, por lo que debemos hacernos cargo de dirigir nuestros esfuerzos para aportar a la educación integral de niños que no han tenido espacios de socialización que favorezcan sus aprendizajes”.

 

Con la presencialidad, la necesidad de apoyo pedagógico y emocional para sus alumnos es un requerimiento detectado por las escuelas. Y es esta línea, tal como lo hacía desde antes de la pandemia, que Fundación AraucaníAprende retornará a las salas de clases con su Programa Rescate Lector, con enseñanza personalizada de sus profesoras rescatistas y profesionales; para actuar con premura apoyando a educadores de 2° y 3° básico que no solo están enfocando su labor en nivelar conocimientos lectores, sino que también, en aportar al desarrollo integral de sus alumnos.

set leo primero 1.jpg

Fundación AraucaníAprende participa

en entrega del set Leo Primero

docentes 2.jpg

Comienzan capacitaciones a docentes