PROFESORES EN LA PRIMERA LÍNEA DE LA EDUCACIÓN RECIBEN CONTENCIÓN EMOCIONAL

Comprendiendo que hoy es fundamental que la educación se fortalezca desde sus cimientos, el trabajo conjunto de Fundación AraucaníAprende y la Escuela de Psicología de la Universidad Autónoma, permitirá que en un trabajo progresivo docentes reciban apoyo psicológico para fortalecer su labor educativa.

 

 

En tiempos de emergencia sanitaria, los profesores deben seguir educando a sus alumnos desde sus hogares, los que hoy han convertido en improvisadas salas de clases, en las que muchas veces no pueden ni siquiera ver las caras de quienes están al otro lado de la pantalla. Y aún así, con la mejor disposición y empatía deben poner a prueba su vocación de enseñar frente a todas las presiones y nuevos contextos.

 

Entre una multiplicidad de roles trabajando desde sus casas, cada profesor está llevando al límite sus capacidades. Entendiendo esta nueva realidad educativa, los profesionales de Fundación AraucaníAprende a través de los programas que ejecuta en La Araucanía con el financiamiento del Ministerio de Educación, concluyeron que era primordial en este período fortalecer los aprendizajes de los niños, aportando a la labor que cada día están realizando los profesores. Fue así, como desde el inicio de la pandemia surgió la preocupación por ejecutar acciones de apoyo a los docentes.

 

Acción de contención a docentes

La decisión emanó de una investigación cualitativa, en la que por medio de grupos focales se obtuvo evidencia concreta de la necesidad de profesores de recibir contención emocional para poder continuar con sus labores educativas, en condiciones que hoy distan de las que estaban a costumbrados en sus salas de clases.

 

Era necesario, apoyar a los educadores, porque si este engranaje fundamental de la educación se estresaba en sus cimientos, los alumnos tendrían mayores dificultades para proseguir en sus aprendizajes. Lo que llevó a Fundación AraucaníAprende y a la Escuela de Psicología de la Universidad Autónoma a trabajar en conjunto para brindar contención emocional a profesores, que en una primera instancia participaron de los grupos focales. 

 

“Acepté participar del grupo de conversación de Fundación AraucaníAprende porque sentí una buena acogida y recepción hacia mi persona y mis necesidades. Poder proseguir con sesiones con mis colegas, asesoradas por un psicólogo en este momento es enriquecedor a nivel emocional. Las  estrategias de aprendizaje están ligadas a las emociones y, con el apoyo indicado podré transmitir un mejor conocimiento si mi disposición y estado anímico son favorables. Hoy lo que todo núcleo familiar de los alumnos necesita es contención y eso se logra con una buena actitud frente a sus necesidades”, afirmó Patricia Andrade, Educadora de Párvulos de la Escuela AMI.

 

De esta forma, se reactivó la alianza entre ambas instituciones para que profesionales de esta casa de estudios mantengan de manera virtual, sesiones de apoyo psicológico a profesores. “En el actual contexto de pandemia, confinamiento y redefinición de todo el tejido social y cultural en que estamos inmersos, nos parece de suma importancia poder articular nuestros saberes en beneficio de la protección de la salud mental, el bienestar emocional y propuestas de trabajo educativo hacia docentes y estudiantes de la fundación”, declaró Ana María Salinas, Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Autónoma.

 

Con la crisis sanitaria se ha dado visibilidad a la necesidad de contención profesional para los profesores sobrecargados de trabajo, de quienes se espera que sigan rindiendo como si su escenario laboral no se hubiese modificado y las condiciones fueran las mismas. Al respecto, Carlos Dreves Director Ejecutivo de Fundación AraucaníAprende declaró, “nos motiva profundamente poder ofrecer la posibilidad de apoyo a la persona del docente, pues sentimos que lo primero es que ellos estén bien y felices. De este modo, podrán ayudar mucho más a sus estudiantes y familias. Nuestra coordinación con la Universidad Autónoma implica horarios en los cuales equipos de profesores puedan recibir ayuda profesional. Potencialmente, podríamos llegar a toda la región y nos gustaría mucho que se inscribieran las 300 escuelas del programa que estamos realizando con el financiamiento del Ministerio de Educación”.

 

Las consecuencias del traspaso de la educación a los hogares, ya está evidenciando consecuencias negativas y, para que los niños sigan aprendiendo no se debe dejar de lado y olvidar que los docentes son la primera línea de la educación, por lo que generar instancia de apoyo para ellos, que se complementen a sus estrategias educativas es fundamental ahora que los establecimientos permanecen cerrados.

Fundación AraucaníAprende participa

en entrega del set Leo Primero

Comienzan capacitaciones a docentes